Lula escucha venir al carcelero

Como era de preverse, aún no termina el llamado “Juicio del Siglo” en Brasil y ya se hacen señalamientos cada vez más severos en contra del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, supuesto cerebro intelectual de la trama del “Mensalão”.

En síntesis, el “Mensalão” fue una red de financiación montada durante el primero de los dos gobiernos de Lula y descubierta en 2005, para triangular 74 millones de dólares de recursos públicos y préstamos y financiar así, campañas del PT (el partido que Lula fundó en 1982) y pagar sobornos a partidos aliados en el Congreso. Hasta ahora, el Supremo Tribunal Federal ha condenado a 25 allegados a Lula. Entre los condenados están el expresidente del PT José Genoino; el extesorero Delubio Soares; el exmano derecha de Lula y su exjefe de ministros José Dirceu, y el operador financiero, el publicista Marcos Valério, cuya empresa de publicidad trianguló parte sustancial de los dineros. La Corte también ha absuelto a 12 personas más. Hasta ahora, el Supremo Tribunal y otras instancias judiciales se han negado a acusar a Lula. Hasta ahora.

Este fin de semana, la reconocida revista “Veja” publicó unas escandalosas imputaciones en contra de Lula, hechas por Marco Valério. El ex publicista liga a Lula con la muerte en 2002 del entonces alcalde de la ciudad de Santo André, Celso Daniel. Según el relato, Daniel financiaba con dinero público al PT pero en realidad esos recursos iban a parar, supuestamente, al bolsillo de Lula y de otros señalados; al darse cuenta de esto, Daniel habría decidió suspender la operación de fraude pero fue secuestrado y murió asesinado, en circunstancias que hasta hoy no han sido totalmente aclaradas. Siguiendo con la imputación, Lula y otros señalados habrían pagado sobornos (gestionados por el propio Valério) para no ser implicados en el asesinato. Para rematar, el propio Valério afirma que eso es apenas “um pedacinho” de la historia. La imputación de Valério también salpica a figuras importantes del actual gobierno de Dilma Rousseff. Quizá por ello y a pesar de que el Procurador General de Brasil supuestamente conoció con anticipación la acusación de Valério, la Procuraduría de la República no actuó.

Seguramente tras la acusación de Valério hay una importante motivación: Los 40 años de prisión a que puede ser condenado. En tal sentido, puede haber un gran ingrediente de revancha, máxime que deriva la acusación del “Mensalão” a otros temas, quizá (sólo quizá) porque Valério no tiene demasiadas pruebas de implicación directa de Lula en el “Mensalão” (según medios brasileños, sin embargo, Valério afirma en sigilo contar con suficientes pruebas de la intervención de Lula en ese y en otros casos posteriores). Pero la acusación rindió frutos: Esta semana, diversos partidos (algunos aliados del PT) pedirán que el ex presidente sea investigado.

¿Rendirán frutos esas solicitudes? Recordemos sólo que el capital político de Lula es grandísimo: Alcanzó para que en las recientes elecciones municipales el PT ganara Sao Paulo, la principal urbe sudamericana y el tercer presupuesto del país, superior a los 20 mil millones de dólares. Del mismo modo, Lula ayudó a que el PT, en pleno juicio del “Mensalão”, saltara de 554 a 625 intendentes electos, un aumento del 14% en cantidad de alcaldías, siendo así el partido más votado del país en términos absolutos. Recordemos también, tan solo, que José Dirceu, el principal imputado por el “Mensalão”, estuvo a sólo un voto de ser absuelto por el Supremo Tribunal. Si la sociedad brasileña y los órganos de justicia no quieren juzgar a Lula, como parece, bien podría no serlo.

“Yo fui juzgado por el pueblo, que me reeligió en 2006 y eligió a mi sucesora en 2010″ ha respondido Lula sobre su responsabilidad en el “Mensalão”. Pero no habría que desestimar la fuerte desaceleración económica brasileña y su impacto en el desafecto y la crítica social: Que deje de funcionar el modelo económico que se atribuye a Lula (con exageración), puede llegar a ser un corrosivo mayúsculo a la imagen de éste, del PT y de sus beneficiarios actuales.

Así, la crisis económica global bien podría funcionar mejor que los Tribunales brasileños.

victorhbecerra

Anuncios

3 pensamientos en “Lula escucha venir al carcelero

  1. Pingback: Lula en México | wikikeando

  2. Pingback: Brasil: Protestas, Populismo y Fútbol | wikikeando

  3. Pingback: Brasil: A Copa das Manifestações | wikikeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s