Obama Reloaded

Parece ser tema juzgado el que Barack Obama obtuvo su reelección, en buena medida, por el voto latino. Según el Pew Hispanic Center, Obama recibió el 71% del voto latino, frente a un 27% de Mitt Romney. Se trata del porcentaje más alto a favor de un demócrata desde 1996, cuando ganó William Clinton, y del más bajo que obtuvo un republicano desde 1966. Adicionalmente, Obama logró ser reelecto, en parte, porque los latinos votaron por él en estados donde se definía la elección. Habrá que ver aún, empero, si el voto latino fue un voto a favor de Obama o, más bien, uno de temor frente a la retórica antiinmigrante de Romney.

Grupos inmigrantes hispanos en EEUU han entendido su contribución estratégica a la reelección de Obama y, claro, exigen ahora que éste les “pague” vía una reforma migratoria que saque de las sombras a más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Pero no es tan seguro que Obama vea a los latinos como un tema prioritario de su gobierno, más allá de la retórica o la demagogia. Durante su primer mandato, por ejemplo, Obama deportó a un promedio anual de 400.000 personas, una cifra sin precedentes en EEUU. Y aún cuando existiera un real interés de Obama, basta recordar que un proyecto de reforma migratoria requeriría el voto de los republicanos. Por ello es probable que el tema termine por convertirse más bien en un estira y afloja político, que busqué hacer quedar mal al contendiente, con miras a la elección del 2016, en lugar de concretarse en una reforma real.

Al respecto, la reforma migratoria como pago por el voto latino (un tema interno) y América Latina (un tema secundario de política externa) no son temas vinculantes. En tal sentido, la demanda de “pago” a los migrantes por su voto, sugerida prontamente por los gobiernos de Bolivia y El Salvador, sólo hace más impresentable el tema frente a la ciudadanía y los políticos norteamericanos. En cualquier caso, sería sano que muchísimos gobiernos de América Latina dejaran de usar a sus migrantes en EEUU como fichas políticas: Primero con su incapacidad los expulsan y después, buscan que el gobierno norteamericano asuma solo el problema.

Si hay pocas esperanzas de un real avance en el tema migratorio durante el segundo mandato de Obama, por lo que hace a una nueva política externa hacia América Latina, las esperanzas son aún más lejanas. Realmente se avanzaría mucho si el segundo gobierno de Obama logra discutir seriamente con los países centroamericanos el tema de la lucha contra el crimen organizado. Quizá también haya interés en avanzar en el entendimiento con los gobiernos de México, Brasil y tal vez Colombia. Quizá también pueda tener algo de interés en la llamada Alianza Trans-Pacífico. Pero interés no significa logros concretos.

Más allá de estos pocos puntos, no hay indicios que sugieran una renovada atención del presidente Obama hacia América Latina (al respecto, repárese que desde hace tiempo EEUU no tiene embajador designado en Venezuela ni en Bolivia, por ejemplo). Lo cual es bueno. Y malo también. Al menos Obama no ha intervenido en temas complicados para la región, como los procesos políticos internos o las nuevas instituciones regionales que excluyen explícitamente a EEUU, y ha seguido la política instaurada desde el mandato de Bush, de no caer en las provocaciones de Hugo Chávez y sus adláteres. A cambio, gobiernos violadores sistemáticos de DDHH como Venezuela, Ecuador o Nicaragua, se han sentido con total impunidad, por no hablar del creciente activismo político de países como China o Irán en la región. Tan sólo las críticas situaciones que puedan presentarse en unos cuantos países, como Cuba o Argentina, cuyas relaciones con EEUU no han pasado por su mejor momento en los cuatro años anteriores, puedan significar una alteración no prevista.

Para como están las cosas, no habrá oportunidad de atención y progreso para los temas hemisféricos. O al menos, no habrá progresos agigantados en el corto plazo. Sólo hasta 2016. O después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s