Carromero y la Política “Grande”

El Rey Juan Carlos I, en su mensaje de Navidad (dicho en circunstancias políticas, económicas y hasta personales particularmente adversas), habló de la necesidad que España tiene de la “política grande –con mayúsculas–”, tras subrayar que “la política no vive hoy sus mejores horas en la percepción de los ciudadanos”. No, ciertamente no la vive y es bueno que los responsables (en parte) de ello se hagan cargo del problema y lo afronten.

Digo esto porque a esta hora muy probablemente habrá llegado a España Ángel Carromero, prominente dirigente juvenil del oficialista Partido Popular (PP), tras ser hallado culpable por el régimen de Cuba de homicidio imprudente en las muertes de Oswaldo Payá y Harold Cepero. Recordemos que Payá, dirigente del Movimiento Cristiano Liberación, y Cepero, un opositor de 27 años (la misma edad que el político español), fallecieron cuando el vehículo que manejaba Carromero con ellos como pasajeros, se salió de una carretera, cerca de la ciudad de Bayamo, Cuba, el pasado 22 de julio. Las autoridades cubanas concluyeron que Carromero iba a exceso de velocidad, ignoró una señal de tránsito y chocó contra un árbol.

Por estos acontecimientos, Carromero fue sentenciado a cuatro años de prisión el pasado 15 de octubre por el Tribunal Provincial de Granma. Desde su sentencia, el gobierno español inició negociaciones con el cubano para que Carromero fuera extraditado a España para cumplir su condena, aunque tratándose de una condena menor, se supone que Carromero obtendría de manera inmediata la atenuación de la pena (sólo dormiría, cuanto más, en un centro especial durante ese lapso, pero en el día podría desarrollar una vida normal en libertad), paso previo a la libertad condicional y eventualmente, al indulto del gobierno español.

Desde el principio hubo serias dudas no sólo sobre el accidente (al respecto, recuérdese que la líder histórica del influyente grupo Las Damas de Blanco, Laura Pollán había muerto también en circunstancias extrañas apenas el 15 de octubre de 2011), sino fundamentalmente sobre la transparencia, imparcialidad y falta de independencia del juicio (también recuérdese que el gobierno cubano impidió la presencia de prensa en él y que se detuvo a diversos dirigentes opositores, como la periodista Yoani Sánchez). No obstante esto, el gobierno de Mariano Rajoy para obtener la extradición de Carromero, abría firmado un documento confirmando y garantizando que el proceso contra el político se realizó con todas las garantías judiciales, según señaló el cónsul español en La Habana.

Adicionalmente, diversos medios han ventilado las exigencias del propio gobierno Rajoy al exilio cubano en España para guardar silencio sobre el caso, temiendo que sus declaraciones molestarán al gobierno de los Castro y entorpecieran la extradición. Por su parte, la disidencia cubana ha denunciado que España ha renunciado a asumir posiciones incómodas para el castrismo en las cumbres iberoamericanas y en los foros internacionales. También se especula que hay una exigencia a Carromero de guardar silencio, como una de las condiciones impuestas por Cuba para otorgarle su libertad. Finalmente, se sospecha, fundadamente, que el caso Carromero también está detrás de la reciente iniciativa europea de impulsar un acuerdo de cooperación entre la Unión Europea (UE) y la dictadura cubana, el primero que no exigiría los estándares democráticos que tradicionalmente pone como condición la UE. Al respecto, no es que de pronto todos los Estados europeos se hayan declarado castristas, es sólo que tradicionalmente se ha dejado a España el privilegio de delinear la política europea sobre temas latinoamericanos.

Que el gobierno Rajoy secunde a la dictadura cubana en la mentira del “juicio justo” es obsceno y representa una humillación (una más) a la política internacional de España. Quizá, la libertad y la vida de Ángel Carromero justifiquen la hipocresía y la subordinación habidas. Pero que además haga el papel de Celestina, granjeándole al régimen dictatorial apoyos importantísimos para su supervivencia, y que abandone a su suerte a la oposición cubana, empezando por la propia familia de Oswaldo Payá, víctima hoy de presiones injuriosas, ya no es justificable. Pero ya estando Carromero en España, ¿qué justificaría continuar con la mentira y la subordinación? ¿Qué explicaría continuar con el silencio sobre lo qué realmente pasó el 22 de julio? ¿Qué argumentos habría para cumplir con las promesas hechas bajo extorsión a la dictadura? Una vez libre Carromero, nada, ningún interés lo justifica. Terminar con el silencio y la complicidad debiera ser la impostergable tarea tras el desembarco de Carromero en el Aeropuerto de Barajas: Carromero y el actual gobierno español demostrarían así que su compromiso con una Cuba  democrática es auténtico.

Finalmente, cabe apuntar algo: ¿Habría actuado como ha venido haciéndolo el gobierno español si Carromero no fuera dirigente del PP, sino de algún otro partido? Probablemente sí. Lo que tampoco justifica que el Estado español se haya lanzado al todo o nada, implicado en las últimas semanas hasta a cuatro ministerios en la libertad de Ángel Carromero, un joven al que por cierto, según fuentes no desmentidas, antes de su viaje a Cuba ya se le había retirado en España su carnet de conducir por puntos, tras incontables infracciones y multas de tráfico. Si lo que pasó en Cuba (de ser cierto), Carromero lo hubiera escenificado en España, probablemente hoy estaría preso, sin atenuantes de ningún tipo. Los políticos deben ser los primeros en mostrar respeto a su investidura y no utilizarla a la vista de todos para escapar de la justicia ni para la complicidad gremial. La “política grande” no es ciertamente eso.

Anuncios

2 pensamientos en “Carromero y la Política “Grande”

  1. Pingback: América Latina: Democracias que retroceden en DDHH « wikikeando

  2. Pingback: El Futuro de Latinoamérica | wikikeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s