2013, un año próspero para Iberoamérica, quizá

Al inicio de cada año, las personas intercambiamos buenos propósitos de prosperidad. No quiero ser la excepción y por eso deseo a cada iberoamericano y a sus familias un 2013 que nos depare logros excepcionales.

No vamos por mal camino para lograrlo: Hoy en día, por ejemplo, hay más latinoamericanos viviendo en la clase media que en la pobreza. Sin embargo, 167 millones de latinoamericanos, un 29.4% del total, están en situación de pobreza. No olvidar estos datos para esforzarnos en que los más desfavorecidos progresen, sería un buen propósito a futuro. Sabemos cómo hacerlo: Países que más facilitan la creación de negocios y la apertura al exterior (Chile, Panamá…), son los que más han reducido la pobreza en la región, mientras que quienes más han aumentado el gasto social y menos avanzan en la apertura (México, El Salvador…) están entre los países con más cantidad de pobres en la región.

Al respecto, América Latina crecerá en conjunto al 3,8% en 2013 según la Cepal o al 3.7% según la calificadora Fitch, lo cual supone un repunte ya que en 2012 las economías latinoamericanas crecieron al 3.2 por ciento. Según distintas proyecciones, Panamá, Perú, Chile y Colombia serán los que más crecerán en 2013. Nuevamente, los que más se desarrollarán son aquellos que abrieron más sus economías durante estos últimos años.

También debemos seguir trabajando para disminuir los altos índices de violencia e inseguridad en la región. América Latina, teniendo el 9% de la población mundial, tiene un 27% de los homicidios y según la ONU, 5 de los 10 países con mayores tasas de homicidios en el mundo son latinoamericanos.

Por supuesto que lograr mejores cifras de crecimiento y en la lucha contra la delincuencia pasa por contar con mejores autoridades políticas. Así, 2013 será un agitado año electoral en la región, con elecciones presidenciales en Ecuador (con la casi segura y fácil reelección de Rafael Correa, como nueva figura aglutinante del llamado “socialismo del siglo XXI”), Paraguay (con el probable regreso del Partido Colorado, uno más de los regresos históricos que inició el PRI en México), Honduras (con el posible fin del bipartidismo conservador, para “transformarse” en un tripartidismo conservador vergonzante) y Chile (con el posible regreso de Michelle Bachelet, si los chilenos le perdonan su procaz manejo del terremoto y el tsunami del 2010). Cuba también tendrá “elecciones presidenciales” este 2013, pero su grado de farsa es tanto que no vale la pena profundizar en ellas.

Obviamente, habrá que prestar atención a la complicada situación de Venezuela, donde es algo más que un rumor la posibilidad de unas elecciones anticipadas antes de que termine marzo próximo, elecciones donde la izquierda continental se jugaría mucho más de lo que parece a primera vista. Por ahora, el chavismo está en la encrucijada de escoger un líder para ganar las elecciones y comandar la siguiente fase del “socialismo del siglo XXI”, que es convertir a Venezuela en un “estado comunal”. Por ahora, el escogido por “dedazo” de Hugo Chávez es Nicolás Maduro (en Venezuela el vicepresidente es designado por el presidente), pero nada garantiza que alguna facción del chavismo (o los militares) le dispute su “liderazgo”, máxime si Chávez muere.

También habrá que prestar atención a la difícil situación colombiana, donde el presidente Juan Manuel Santos dio de plazo hasta noviembre para que lleguen a su fin las negociaciones que se llevan en Cuba con los narcoguerrilleros de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

A nivel iberoamericano será importante seguir en España el día a día no sólo de la crisis, donde Mariano Rajoy prometió una mejor situación a partir del segundo semestre del 2013, sino del desafío político del aún improbable referéndum independentista de Cataluña. Allí, la alianza contranatura entre los nacionalistas de CiU (derecha) y los independentistas de ERC (izquierda) va a trabajar durante este nuevo año en crear las condiciones para la celebración de un referéndum para la separación de Cataluña de España en 2014.

Otrora motor económico de España y actualmente su región más endeudada, Cataluña, responsable del 20% del PIB del país, sufre con fuerza las consecuencias de la crisis, lo que atiza un fervor independentista, crisis que también explica la inacción del gobierno Rajoy frente a las agresiones a empresas españolas en Latinoamérica. Y hasta su complicidad con gobierno violadores sistemáticos de Derechos Humanos, como se vio en el caso Carromero con Cuba. Al ser América Latina hoy en día la región que más ingresos trae a las cuentas de resultados de las empresas españolas (con casos paradigmáticos como los de Telefónica o Banco Santander), parece que el gobierno Rajoy decidió tener un bajo perfil político en América Latina o mejor dicho, que éste sirviera a los intereses empresariales españoles de corto plazo, decisión que seguramente continuará este 2013.

Volviendo a América Latina y a la situación específica de algunos países, en el caso de Brasil la economía no promete grandes turbulencias. Aunque la presidenta Dilma Rousseff se enfrentará en los próximos meses al descontento sindical, no está previsto ningún desastre económico que aumente las posibilidades de la oposición en las elecciones presidenciales de 2014. Aunque tampoco ningún avance que ayude a devolver al país a la condición de gran estrella internacional, como fue en el segundo mandato de Lula. Al respecto, la celebración de la Copa Confederaciones en junio próximo, como preámbulo de la Copa Mundial de Fútbol 2014, por ahora arroja más interrogantes para Brasil que posibilidades ciertas de éxito.

Y si se habla de Brasil, ahora se debe hablar también de México. Habiendo crecido más que Brasil tanto en 2011 como en 2012, México ha conseguido por ahora escapar en los medios internacionales a la tendencia de ser asociado sólo con la violencia vinculada al narco. Si el nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto logra concretar la apretada agenda de reformas que ha propuesto y que suponen tocar una compleja red de intereses políticos, México tendría cierta posibilidad de recoger la condición de estrella internacional ascendente que va dejando escapar Brasil.

Finalmente, habrá que poner ojos y oídos en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) y la Unión Europea (UE) a efectuarse a fines de enero próximo en Chile, y a la que asistirán aproximadamente 60 mandatarios y funcionarios de alto nivel. Dicha reunión permitirá dar contenidos reales y viabilidad a la Asociación Estratégica entre América Latina y la Unión Europea.

Estos son los temas y ejes sobre los que se moverá Iberoamérica este 2013 y sobre los cuales está a nuestro alcance poder hacer algo. Por supuesto también están aquellos factores exógenos a la región ante los cuales no podemos estar más que alerta y prepararnos para enfrentar sus posibles consecuencias, como la continuación de la crisis europea, la desaceleración de China o los próximos enfrentamientos entre demócratas y republicanos en EE.UU. para concretar los recortes en el gasto del Gobierno federal previstos en la legislación que impidió el llamado “abismo fiscal”. Pero lo que está en nuestras manos es mucho y, por tanto, en la misma proporción deben ser nuestro esfuerzo y responsabilidad. Así pues, que el 2013 sea un próspero año en tareas y buenos resultados para todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s