¿Qué pasará en Venezuela este 10 de Enero?

El próximo jueves 10 de enero es la fecha fijada por la Constitución venezolana para que tome posesión el presidente electo el pasado 7 de octubre, Hugo Chávez, para un nuevo periodo de seis años de gobierno. El problema es que Hugo Chávez no se encuentra en Venezuela, sino en Cuba, desde hace un mes y tras haber pasado por su cuarta cirugía contra el cáncer. Y todo parece indicar que no podrá estar en Caracas este jueves.

El núcleo de la cuestión estriba en que la Constitución dictada por el propio Chávez es omisa sobre qué hacer en un caso como este, lo que puede desatar una crisis constitucional en Venezuela. Si el acto de investidura del 10 de enero es inamovible, postergable o, incluso, realmente necesario; si debe declararse formalmente la ausencia temporal del presidente o su falta absoluta y determinar quién debe quedarse al mando del país en caso de que Chávez no pueda juramentarse por ahora, han sido los interrogantes en las últimas semanas y que aparentemente no se saldarán sin costos para ninguno de los bandos enfrentados.

Por un lado, la oposición venezolana insiste en que se cumpla la Constitución: la fecha del 10 de enero establece el final y comienzo de un periodo presidencial y si Chávez no se presenta a su investidura, debe ser reemplazado por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien debe convocar a nuevas elecciones presidenciales dentro de los 30 días siguientes. No proceder así, arguyen, sería un golpe de Estado técnico y preventivamente han convocado a un “Gran Paro Cívico” para ese día.

Por el otro, el chavismo ha señalado que Chávez podría tomar posesión después de la fecha obligada, aprovechando una laguna jurídica, al no especificar la Constitución las causales de la imposibilidad de la juramentación ni el plazo para hacerlo, y que el vicepresidente Nicólas  Maduro puede ejercer hasta entonces, amparado en el permiso de ausencia temporal que la Asamblea Nacional concedió a Chávez (votado favorablemente y sin pedir mayores explicaciones por la misma oposición). En el extremo, también ha afirmado que el acto es innecesario y prescindible, por tratarse del mismo presidente entrante y saliente.

En estricto sentido y tratando de ser ecuánime, ambos bandos tienen puntos fuertes y débiles en su argumentación, causados por la muy deficiente redacción constitucional. Pero en los hechos, poco importa lo que diga o haga la oposición, ya que el chavismo y su política de complicidad clientelar dominan todos los poderes del Estado. Por ello, su argumentación terminará por imponerse, a menos que surgieran eventuales disensiones internas, poco probables por ahora. Aunque lo realmente importante, a mi parecer, es ver cómo se alinearán los distintos regímenes de la región, en particular EEUU y Brasil (que domina Mercosur). Esa es y no otra, será la prueba de fuego del chavismo en los próximos días o semanas. Y también será una prueba crucial de la seriedad real de Obama y la señora Rousseff con la democracia, las libertades y la legalidad, de lo que hasta ahora han dado pocas muestras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s