Rafael Correa, aventajado alumno fascista

Dice mucho de su desesperación de prófugos el que Julian Assange y Edward Snowden hayan decidido confiar sus vidas al gobierno de Ecuador. En realidad, nadie en su sano juicio quisiera vivir en Ecuador para experimentar en carne propia las presiones, persecuciones y castigos que sufren diariamente periodistas, críticos y opositores a Rafael Correa a manos de su gobierno.

Allí está sólo como un ejemplo entre muchos, en una larga historia de agresiones a la prensa, el caso del periodista Fernando Balda, el llamado “Snowden ecuatoriano”, secuestrado en Colombia por el gobierno de Correa y encarcelado por atentar contra la seguridad nacional al revelar las operaciones de espionaje del gobierno ecuatoriano. Al respecto, existen cada vez más indicios del espionaje a gran escala contra ciudadanos en general y críticos en particular que parece realizar el gobierno ecuatoriano, a pesar de negar dicha política pero comportándose como un gobierno cogido in fraganti, practicando internamente lo que condena afuera.

Reflejando bien su aparente doble moral, Rafael Correa quiere parecer, fuera de Ecuador, un corajudo defensor de la libertad de expresión y los derechos humanos, mientras que en su país promueve “leyes mordaza” contra los medios, amparado en su mayoría absoluta en la Asamblea legislativa. Así, su reciente “Ley de Comunicación” convierte a la censura en ley, penaliza sin juicio de por medio la mera labor informativa y el no informar lo que el gobierno quiere que se informe, por lo que ha recibido la crítica unánime de organizaciones gremiales y defensoras de los DDHH. De tal manera y en forma independiente, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han cuestionado puntos específicos de la nueva ley, ya promulgada por Correa sin escuchar a sus críticos. Dicha ley pone en peligro las libertades de prensa y de expresión en Ecuador, crea delitos tan inverosímiles como el de “linchamiento mediático”, que asegura opacidad e impunidad a las malas acciones de los gobernantes, obliga a los medios a asumir responsabilidades por la opinión de terceros y pone a un superintendente nombrado por el presidente Correa para fiscalizar y sancionar a la prensa que se salga de la línea oficial. Como consecuencia, se empieza ya a producir el cierre de diversos medios en el país sudamericano.

Esa doble faz de Correa fundamenta el que muchos consideren que su respaldo a Assange y Snowden ha sido una cortina de humo para distraer al mundo y al país de los graves atentados contra la libertad de prensa y de los señalamientos de corrupción al gobierno. Una cortina de humo muy cara por lo demás, como evidencian las consecuencias económicas que afrontará Ecuador por la decisión del presidente Correa de renunciar unilateralmente al sistema de preferencias arancelarias de EEUU, a fin de supuestamente no recibir presiones por asilar a Snowden. Sin embargo, según la Cámara de Comercio Ecuatoriana-Norteamericana la preferencia arancelaria a Ecuador, conocida como Atpdea, de cualquier modo no sería renovada a Ecuador el próximo 31 de julio, por el consistente récord de malas relaciones con EEUU, lo que pudo empujar a Correa a renunciar a ella antes de sufrir el revés de la no renovación por parte de EEUU. Esto de cualquier modo será muy costoso para Ecuador: La Atpdea había permitido que un total de 835 productos ecuatorianos se beneficiaran de un arancel de cero en EEUU, con exportaciones por un total de 451 millones de dólares anuales, según datos de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexport), y un total de 320 mil puestos de trabajo vinculados a dicho instrumento, según datos del propio gobierno ecuatoriano. La renuncia a la Atpdea arrasará por completo a sectores como el de las flores, el atún y a los productores indígenas de brócoli.

Hasta aquí, la discrepancia entre lo dicho y lo hecho por Rafael Correa no sería muy distinta de la existente en el populismo holgazán de muchísimos políticos latinoamericanos. Pero me temo que la obsesión de Correa por los medios de comunicación tiene raíces e implicaciones más complejas y profundas. Por un lado, resulta imposible no referir su interés en los medios a cierto conjunto de ideas de raíz marxista (tipo Escuela de Frankfurt), que concede a los medios de comunicación el papel de imponer un modelo hegemónico y manipular el proceso histórico de cambio económico; Correa mismo lo ha expresado así o con parecidas palabras en muchísimas ocasiones. Por otro, es factible asociar la práctica del gobierno Correa a unos fundamentos nacional-socialistas, específicamente las prácticas de Paul Joseph Goebbels para controlar los medios cuyo papel debía ser el de propagar los avisos, necesidades y estrategias del gobierno. Al respecto, Goebbels creía que toda información y toda propaganda eran políticas (precisamente como lo cree Correa) y que toda propaganda e información debía ser planeada, controlada y ejecutada por una sola autoridad (precisamente como lo establece la “Ley de Comunicación” correísta). Finalmente, en el ideario de Goebbels sólo se conseguían resultados si se dominaban todos los medios de comunicación (tal como pretende la “Ley de Comunicación”). Al respecto, habría que preguntarse si las lecturas de cabecera de Correa no han sido precisamente las obras de Max Horkheimer o Goebbels, porque su acción de gobierno y sus discursos las traslucen por completo.

Quizá las ideas y prácticas de Correa ni siquiera sean propias o bien, éste no sepa de dónde provienen (aunque ambas suposiciones podrían ser improbables, dada la reconocida preparación del presidente ecuatoriano), pero eso no elimina su potencial dañino ni el que su triunfo puede conducir directamente a una tiranía que ya creíamos superada con la caída del comunismo soviético o el nazismo alemán. Porque en buena medida, Rafael Correa pareciera un hermano tardío y entrañable de Goebbels.

@victorhbecerra

Anuncios

2 pensamientos en “Rafael Correa, aventajado alumno fascista

  1. Soy ecuatoriano, no soy correista pero me parece muy exagerado tu publicacion, no existe tal persecución y espionaje a ciudadanos y periodistas, como dice ud, pareciera que habla de Stalin. Y el “pópulismo holgazan” no describe lo que es Correa, ese hombre trabaja como loco, aunque no lo crea su gobierno es el que mas obras publicas a construido en la historia del Ecuador. Tiene sus disputas con la prensa y opositores eso si, pero ud lo ha exagerado completamente. Le invito a pasar un tiempo en el pais, y ha recordar lo que era el Ecuador.

    • Conozco Ecuador, he estado allí en varias ocasiones y me mantengo al tanto de lo que allí pasa, por la prensa y muchísimos contactos. Así que me parece que usted Esteban sólo ve una parte de la historia o, al menos, minusvalora los problemas. Y la verdad, yo no veo un Ecuador muy distinto antes de Correa y después de Correa, aunque no niego posibles avances. Sobre el espionaje, acompañé las notas de prensa que me permiten afirmar lo dicho. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s