CELAC en Cuba: ¿En manos de quiénes estamos?

Hace unos días, el 28 y 29 de enero recién pasado, se efectuó en La Habana, Cuba, la II cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con la presencia de 31 jefes de Estado y de Gobierno de la región (de 33 invitados), así como la del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. Ninguno de ellos, ninguno, hizo un solo señalamiento, realizó una sola protesta sobre la arbitraria detención de más de mil pacíficos opositores cubanos antes y durante la Cumbre, para silenciar sus voces y que no se les ocurriera manifestarse durante la misma, además de que centenares de opositores fueron sometidos a arrestos domiciliarios de facto, sin mandato judicial, y se prohibió la entrada a la isla de activistas pro-democracia, con los mismos propósitos.

De los 33 mandatarios y dignatarios asistentes, sólo uno se reunió con los opositores cubanos o miembros de la sociedad civil, una práctica común en cualquier país y que sirve para no partidizar las relaciones entre los estados y, en el caso de Cuba, para conocer la real situación en materia de Derechos Humanos y dar cierta cobertura a los perseguidos: El todavía presidente de Chile, Sebastián Piñera, tuvo una reunión con la dirigente de las perseguidas Damas de Blanco, aunque la presidenta electa, Michelle Bachelet, no quiso participar en la reunión. Por otra parte, a petición de la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), dos funcionarios costarricenses se reunieron también con miembros de la CCDHRN, durante algunos minutos. Costa Rica fue el único país asistente a la Cumbre en responder a su solicitud de entrevista, solicitud que también se giró a otras delegaciones, como México, Panamá, Colombia, Chile y Uruguay, sin respuesta de su parte. En contraste, la mayoría de los dignatarios asistentes, alborozados y frívolos, quisieron sacarse la foto con el dictador Fidel Castro, aunque pocos lo lograron. Castro recibió a Cristina Fernández, presidenta de Argentina; Dilma Rousseff, de Brasil; Daniel Ortega, de Nicaragua; Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador; Enrique Peña Nieto, de México; y José Mújica, de Uruguay, así como al secretario general de la ONU, quienes subordinaron toda su agenda para obtener la “apreciada” fotografía, aunque no pudieron destinar unos pocos minutos (ni siquiera a un funcionario de su comitiva) para conocer a los perseguidos del castrismo y enterarse del acoso en que viven a manos del estado policiaco cubano, que incluso utiliza niños en las tareas de represión.

Quizá los presidentes que obtuvieron la anhelada fotografía tengan en muy bajo aprecio su propia elección por la vía democrática, aún con las gravísimas violaciones en la materia en países como Bolivia, Nicaragua y Venezuela. Eso quizá explicaría porque desmerecen su propia democracia y a sus electores, colocándose al mismo nivel de uno de los dictadores más impresentables en la historia de la región. Lo desconcertante y preocupante además, es que los mandatarios asistentes a la reunión, sin excepción, acordaron en la Declaración final de la II Cumbre de la CELAC, en su primer punto, cosas como “la unidad y la integración de nuestra región debe construirse gradualmente, con flexibilidad, con respeto al pluralismo, a la diversidad y al derecho soberano de cada uno de nuestros pueblos para escoger su forma de organización política y económica”, con lo que de un plumazo se borra toda exigencia de respeto a los procedimientos democráticos, así como cualquier mecanismo para exigir la observancia a los Derechos Humanos y reparar cualquier transgresión al Estado de Derecho por parte de los gobiernos. ¿En manos de quienes estamos que se cubren desde ahora las espaldas y se garantizan las posibilidades más altas de irrespeto e impunidad?

La CELAC fue un invento del fallecido presidente Hugo Chávez, para reducir la presencia de EEUU, Canadá, España y la Unión Europea de los asuntos latinoamericanos, y que sirvió a otros gobiernos, como el de Rafael Correa Ecuador, para amenazar al sistema interamericano de Derechos Humanos para que no se ocupara demasiado ni frecuentemente de la persecución a la prensa en ese país. En tal sentido, es un instrumento para desfondar a la OEA. ¿Pero qué seriedad puede haber en algo como la CELAC, cuando apenas en su segundo encuentro demuestra ser un instrumento jurídico y político de calidad muy inferior a la OEA, sin ningún tipo de resultado? ¿Cuando sus integrantes, sin importarles el ridículo, llaman al difunto Hugo Chávez “humanista incansable e impulsor de la unión latinoamericana y caribeña”? ¿Cuándo en su declaración final sus Jefes de Estado y de gobierno olvidan toda mención y compromiso concreto en materia de Derechos Humanos y democracia? ¿Cuándo ellos supieron de la represión de la dictadura cubana contra sus ciudadanos, a su alrededor, y no se atrevieron siquiera a señalarlo, como bien señaló el Departamento de Estado norteamericano? ¿Cuándo muchos de ellos son beneficiarios directos y clientes del “estado proxeneta” en que se ha convertido el gobierno cubano?

La CELAC ha sido, hasta ahora, sólo una campaña de relaciones públicas para mejorar la imagen del gobierno cubano, lo que ha venido logrando, al grado de que su aceptación por los demás gobiernos de la región legitimará un futuro acuerdo de asociación con la UE. Pero no es, de ninguna manera, un mejor foro de intercambio, negociación y fijación de políticas comunes para la región. Al contrario: Es un foro que consecuenta criminales, a verdugos de opositores pacíficos, y que nos retrotrae a la época de las repúblicas bananeras y de las grandes palabras para los monumentos pero sin consecuencias prácticas. Y casi todos sus integrantes, las jefas y los jefes de Estado de la región, parecen muy cómodos en ese papel, sin ninguna muestra de ética política, ni de respeto a los principios que todos ellos juraron defender. Ojala que sus ciudadanos no lo estén tanto y en adelante tenga un costo político participar e ir a hacer el ridículo en él.

@victorhbecerra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s